miércoles, 30 de noviembre de 2016

Estoy en la portada de Wattpad

Hace poco me llegó un mensaje de uno de los administradores de Wattpad con la noticia de que una de mis obras, sacrificio, está en la SECCIÓN DE DESTACADAS en la PORTADA PRINCIPAL.



Para mí, es un hito porque es la primera vez que se me da algo así de notable en Wattpad mismo, pero también porque no deja de ser curioso que haya sido con un relato que escribí allá por el 2011/2012. Los invito a que me lean. 

Agradecería mucho sus votos y sus comentarios.

Contento. Muy contento.

Y sí, va de terror, zombies... y todo eso.



domingo, 27 de noviembre de 2016

Antonia


Recuerdo la estación porque dormí en trenes viejos.
Recuerdo la maquinaria y el tufo grasoso del vapor,
casi como el dulzón sabor del vistoso crepúsculo
empoderado, cargado de canción y razón.

Recuerdo el vaivén de tu andar por calles azules,
plazas de historia, historias de plazas;
mientras la alameda era para nosotros un tobogán;
después de drogarnos, salíamos a gritar.

Tras de ti, siempre amigo, siempre fiel.
Más que sombra fui tu sinapsis,
aquel meteórico punto de ebullición
que, para con besos tiernos, así, encantados,
-y cargados-, me recuerden a mí mismo, pobre,
pero enamorado.

Recuerdo calle Matta porque allí fue la desazón de tu adiós.
Recuerdo la maquinaria reemplazada por pernos de cristal,
pernos cargados de trajes negros; cuervos cargados de un gorrión.
Casi tan dulce como el cántico de tus besos sonoros,
Pesqué la guitarra y compuse tu adiós.

Recuerdo tu don de locura, tu sonrisa.
Tus labios flacos y tus dientes dorados
que, de una u otra forma, son los colores del destino;
los colores son los mismos que tiñen las luces
de esta ciudad que, en diciembre, extraña el verde del pino.

Tras de ti, siempre compañero.
Tras de ti este fumón.
Que para con tu mirada ida, así,
hoy inventé un par de versos;
que allá, donde estés,
te hagan recordar a Paul.

De noche

Parado en un farol pálido en medio de la noche,
clamaste por mi nombre al momento que alzabas
los brazos, a la distancia.

Era un chiquillo, cero elegancia, mas
las ganas de conquistarte a ti,
mujer de ojos de brillante sin destino.

Me acerqué tímido, y con mis manos congeladas
tomé las tuyas y juntos nos fuimos a esa cabaña,
cabaña que se hizo para nosotros y que guardó
y calló y tragó, para siempre,
lo poco y nada que estuvimos;
lo mucho y demasiado que vivimos;
lo poco y demasiado que sufrimos.

A veces me detengo y te recuerdo.
Pero la sombra de tu existencia es una manzana
que puedo tragar.

Ya no imploro, ya no existo.
Ya se fue ese chiquillo.
Ya soy hombre, ahora olvido.
Ya me ves, no soy Rodrigo.

Te acaricié y te canté,
te escribí versos que no puedo recordar,
cartas que empuñé y pisotee;
te sonreí y te maravillaste de mí,
te escribí un mar de inolvidables,
olas que empuñé y olvidé.

Te besé tímido y con manos congeladas
tomé tu ser y fuiste para mí.
Callé y amé, para aprender a olvidarte.
El cuándo y el cómo te fuiste es mi ayer,
como sombra que me persigue,
como la culpa siniestra que marchita almas
como el camino que tomo,
pero sintiendo que es sin destino,
como lo poco y nada que fuiste, un sinsentido,
como lo mucho y todo que fuiste, un corazón.

Ya no imploro, no existes.
Ya se fue ese chiquillo.
Ya soy hombre, ahora escribo.
Ya me ves, soy Paul, renacido en un vampiro.