domingo, 27 de noviembre de 2016

Antonia


Recuerdo la estación porque dormí en trenes viejos.
Recuerdo la maquinaria y el tufo grasoso del vapor,
casi como el dulzón sabor del vistoso crepúsculo
empoderado, cargado de canción y razón.

Recuerdo el vaivén de tu andar por calles azules,
plazas de historia, historias de plazas;
mientras la alameda era para nosotros un tobogán;
después de drogarnos, salíamos a gritar.

Tras de ti, siempre amigo, siempre fiel.
Más que sombra fui tu sinapsis,
aquel meteórico punto de ebullición
que, para con besos tiernos, así, encantados,
-y cargados-, me recuerden a mí mismo, pobre,
pero enamorado.

Recuerdo calle Matta porque allí fue la desazón de tu adiós.
Recuerdo la maquinaria reemplazada por pernos de cristal,
pernos cargados de trajes negros; cuervos cargados de un gorrión.
Casi tan dulce como el cántico de tus besos sonoros,
Pesqué la guitarra y compuse tu adiós.

Recuerdo tu don de locura, tu sonrisa.
Tus labios flacos y tus dientes dorados
que, de una u otra forma, son los colores del destino;
los colores son los mismos que tiñen las luces
de esta ciudad que, en diciembre, extraña el verde del pino.

Tras de ti, siempre compañero.
Tras de ti este fumón.
Que para con tu mirada ida, así,
hoy inventé un par de versos;
que allá, donde estés,
te hagan recordar a Paul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estoy en la portada de Wattpad

Hace poco me llegó un mensaje de uno de los administradores de Wattpad con la noticia de que una de mis obras, sacrificio, está en la SECCIÓ...