martes, 9 de diciembre de 2014

Un polvo

Justo en el limbo entre fantasía y realidad. En el momento de la realidad y de entrar en sueños, siento cerca de mi oreja una brisa ligera que acusa un movimiento con más de un propósito. De pronto, abro los ojos y. con lo poco que queda de luz en mi habitación, distingo una sucia polilla. Rebotaba y rebotaba, una y otra vez golpeándose tal puta masoquista entre mis sábanas de sudor. Las polillas son necias, pero aun con su ciega mirada, me indica que la deje en paz, es simplemente un show previo a quedarse ella dormida. Que es una vieja costumbre, dice ella. 

Compartimos la habitación, los bostezos, luego la sufrida calma y, al fin, un eterno silencio que se tradujo en estar absorbidos en largo letargo. 

Acabo de despertar. Me duché por horas, y aprovechando mis poros abiertos por el vapor, rasuré la indecente barba acumulada. Cinco pasos a la derecha. Ya estoy en la cocina y noto que el caregallo se despide de la redonda señora gárgola. Tomo un vaso. Tres cubos de hielo. Lo mezclo con dos de café y tres de azúcar. El sabor de la leche incluida me hace dar cuenta que es otra mañana más. Entonces tomo asiento, termino el café y miro hacia el techo buscando a mi amiga. Sólo quedan sus huellas y el polvillo gris de su flor. 

De seguro viene al anochecer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estoy en la portada de Wattpad

Hace poco me llegó un mensaje de uno de los administradores de Wattpad con la noticia de que una de mis obras, sacrificio, está en la SECCIÓ...